http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Poesía Sinéresis
1/3
Siguiente
«No me despiertes» ha sido incluido en Antología impar, una selección de los mejores poemas de Badosa.com.

Desorden de lunas

Selección I

Clara Díaz Pascual
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink
MIRO DORMIR TUS OJOS
en la noche anterior a mi partida
y se transforma mi pena
en la fe de tu reposo.
Quiero eterna esta noche
colmada de certidumbres
y tu aliento pausado, residiendo
en la paz de mis oídos.
Cuando me vaya
llevaré tu gesto en mi mirada,
memoria indestructible de este sueño
que me vive en tu silencio.
NO ME DESPIERTES
después de tus brazos.
No quiero
ese extraño temblor de luz
ajeno y violento,
despejando soles
en el lado tuyo de mi horizonte.
Deja que el placer se crezca
en desorden de Lunas distraídas.
Déjame sola contigo en la noche,
en la indecisa claridad
de ese sueño sin sueños
que confundo con el miedo
si no naces en ellos.
Deja que la luz se pierda
en la mágica desnudez
de tus manos,
mi único atuendo.
UN DÍA, AMOR,
no sé cuándo,
leerás —sin mí—
este naufragio de palabras.
Hallarán mis versos en tus manos
el cobijo
que perdieron las mías.
Llegarán hasta ti, amor,
desde la pena,
desde el aire,
desde el brillo
de todas las estrellas.
Desde el rastro de esperanza
que dejo en los caminos
cuando grito tu nombre
sin que nadie lo oiga.
Algún día, amor, en tus ojos,
hallarán mis versos sin destino
el lugar donde nacieron.
CUANDO TE PIENSO,
tan lejos,
se amontonan, revueltas, las nubes en mis ojos.
Dejo el llanto y te recuerdo
bebiendo en mis manos
como un pájaro sediento.
Y a pesar del dolor
y aunque no me queda
nada más que esta tristeza,
me pregunto
qué podría ofrecerle a la vida
a cambio de tu vuelta.
QUIERO DECIRLE
que tendría que saber
volver
de los sueños
aunque hubiera cortado todas las flores.
Pero no he aprendido los límites de la luz.
Quiero decirle
que no hay piedra,
ni lluvia,
ni acorde,
ni pájaro,
que no sepan
de su presencia a mi lado.
Quiero decirle que se vuelva
y me mire
y me estreche,
lentamente,
fuertemente,
por caudales de luz emancipada.
Que se beba conmigo los mares
más revueltos
de esa pobre, paciente Luna,
que ya ignora
con qué voz sugerirme
la infinita ebriedad
que compartimos.
ENTONCES, CUANDO REDIMAS MI TRISTEZA
con tus ojos y halles
en los mapas de mi memoria, el lugar
donde se quebraron
los cauces de la lluvia.
Cuando recibas a mi alma sin techo, aterida
como un pájaro en invierno
y corones mis dedos
con anillos
de líquida nostalgia.
Fuera luego un sueño reencontrado,
radiante de astros minúsculos
en el arco iris, vacilante,
en la curva irreemplazable
de tus hombros.
Buscaré en el reverso de los sueños infecundos
el desacostumbrado aroma del fuego
que nos rinda,
como árboles
que crecieron para arder juntos.
PREFIERO DEJAR TRANQUILO EL DESORDEN
de tu reciente memoria
y evocarte solo
como una hoja blanca que volara
al margen
del desastre de mis Lunas ocultas.
O no pensar nada de ti
para que se aquiete el alarido de la ausencia.
Yo tallé en tus manos cauces de fuego blanco
y quedaron cicatrices
en tus palmas
que nunca antes habían sido heridas por tales besos.
1/3
Siguiente
Tabla de información relacionada
Copyright ©Clara Díaz Pascual, 1997-1998
Por la misma autora RSS
Fecha de publicaciónFebrero 2000
Colección RSSSinéresis
Permalinkhttp://badosa.com/p049
Opiniones de los lectores RSS
Su opinión
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)