http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Poesía Trasluz

Para siempre

Zulma Beatriz Zubillaga
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink
... pero yo he visto
la enorme voz certera de la muerte
que se esconde en una fragilidad
de amapolas.
Juan Larrea
  Con voz en ruina
                  en casa de dolor
—semilla que desprende el sueño—
  respiro el polvo de la noche
  y pulso el canto en cuerdas de lo triste
    —panes que se inclinan a la luz
    como drenando claridad de hogaza
                        en sangre—
                  entonces   digo   ya no puedo
detener el tiempo en el olvido
  en leve purgación de salves ayes
                        rezos de lo bajo
        cuando subo al rito de tejer
        la noche en redes de algo     o eje
        que sostenga el mundo:
—«... oh ciega lentitud de atar esta madeja
Ariadna si despunta el hilo en esperanza
de morir (morir) un día —oh signo de algo que resuelva
la ecuación temida—: (alguien como roto viene
en vuelo suave que levanta el cielo:
mariposa larga   lila   que levita al sur de los sauzales
        en pujos de rozar tu pecho
hundido en carnes que se fueron   pá   tan tristemente
en vientos del adiós     como magnolias)
... y yo que iba flotando en aires puros o purgaba
algún dolor como pensando
                                                de pronto es la desgracia
o esto no termina acá               por qué el suplicio
    si tus ojos cierran lunas de agua
o cosas del morir como si ahora desbordara el tiempo
    como un muñón de luz en cada espiga
  —aquella unción de sol en los trigales—
      cuando cae el borde seco de la luz
          y       rasga
                   muerde
                   enciende
el cuerpo de los ángeles:
    ahora sí la niña sabe a muerte
    es tiempo de beber en vasos de oro
            el zumo de la carne
    entonces ya sabés yo entono
alguna endecha y ella llega y
me serena en salves puros calla calla   dice   ahora
cede   ya te calmo     ya me voy en Él y te silencio
        ... sin embargo cae en seco
           el sonajero roto
                                       el obstinato
        de inclinarte un poco para nunca
                de ir rotando mudo
                para siempre
    o de unirte al cielo
          en voces nuevas
coros     cortes de la luz en el costado frío
              —sin tus ojos—
... y ahora duele verte sola atada al mundo
tan temido asilo de los fuertes   vos tan blanca
ahora el barro te sostiene   vamos que sos libre
y no te importe el tiempo ni la nada —nada que detenga
el pujo de tu sangre...—
                porque
           sé que duele verme tan
asida a cosas de la tierra     el pan     la lluvia
           el tiempo que no cede
   o algo como el sueño corto en este limbo
alguna muerte o sed eterna de mamá que llora
   y cae sobre mis sienes     cae cansada al tiempo
                          se recuesta:
           ... el perfume a lilas en el patio antiguo
                          el otoño
              quemando la alameda   (como en pena)
        el jardín en ruinas
                          la bocina hueca del adiós
        que mella claridades
                          el silencio
        la fisura de la luz     alguna ausencia
                o tu mirada papá
        como un poema hundido en la memoria
                          se desprende
        de las cosas simples de la tierra
                                                          (me libera)
                pero si ahora o pronto vas
                    flotando por el tiempo
        en trance de tocar el cielo con los dedos
                          —en el gozo—
                entonces     le pedís al ángel
                    se detenga un poco
               sople mi costado     sople     sople
                          me refresque el pecho
                    el cuerpo tan ajado
                          el nudo
                              de la sombra en la plegaria
                          porque voy tan sola
                            o triste     o blanca
                          como Ofelia en Dite
                            el día de la ausencia.»—
Tabla de información relacionada
Copyright ©Zulma Beatriz Zubillaga, 2004
Por la misma autora RSS
Fecha de publicaciónEnero 2006
Colección RSSTrasluz
Permalinkhttp://badosa.com/p152
Opiniones de los lectores RSS
Su opinión
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)