https://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Poesía Trasluz
4/4
Anterior

Provincia mayor

(1936-1939)

IV

Dimas Mas
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink
DIETARIO
A mi poesía le ocurre
esta tarde
como a la lengua al alba
terrible de una resaca:
se cuartea y se recubre
de un blanquecino recuerdo
miserable.
AMIGO MANUAL
No viera yo los lejos de la edad
tan sin saya y ensayado en el horror,
don Luis, de mendigar en la ebriedad
del hambre el decoro del calor.
Hoy que como vos padezco los dos
os desabrocho también mis temores;
cuando en el cielo se avistan halcones,
noruegos no, que distraerán mi voz
solitaria de vuestras soledades.
BETIS
Cosas, Celalba mía, he visto extrañas:
sin mesura correr la sangre;
abrirse de concierto las heridas;
el odio y la cólera hacer del hombre
tálamo propicio de sus amores;
desgarrarse el vientre de las águilas
y volar los muros de las ciudades;
desbordarse enrojecidas las aguas
rebosantes de cadáveres tantos
como en su lecho lucientes guijarros
ahogan un sueño de pedernales:
y nada temí más de esos males
tan fieros, que volvieran familiares,
Celalba, a mi corazón sus espantos.
ÁBACO
Al extremo del alambre
—senda cobre de mis días—
recuenta el álgebra simple
de mis dedos las esferas
plurales de una tragedia
que se sucede invariable:
experiencias circulares
del dolor, sin diferencias,
fragmentado en las sombras
que pasa una y otra vez,
del uno al otro extremo,
la mano en gesto incrédulo:
todo es uno y lo mismo
cuando la muerte sitúa
su incomprensible guarismo
al final de la varilla.
CARTILLA
No acabará nunca no
esta simetría de ausencias
que recorren paralelas
la fatiga del aliento.
Este equilibrio de odios
cerrados y orbitales
que afirman los cadáveres
no acabará nunca no.
ANOTACIÓN
No es ahora. No puede serlo.
Ni somos quienes somos.
¡Mucho cuerpo para sombra,
poca niebla para sueño!
¿Y ese relieve en la sangre!
¡Y ese contraste en el aliento?
¿Y ese pabellón en la carne!
No es ahora. No puede serlo.
Ni somos quienes somos.
Ni son éstas palabras en el tiempo.
CUNETA
Cuando vea mañana
en las riberas verdes
de los ríos de alquitrán
las amapolas de mayo
trayendo a mi corazón
ese mar de sangre
que os rompe el pecho,
¡qué terrible será
mi memoria en el viento!
PIRINEOS
Más montes os amé,
cadena de nube y nieve,
arrasados en marrón
sobre los mapas de tela
antes de alzaros, ahí,
en la medida exacta
de la humildad perpetua.
DESDE LA VEJEZ, ESE SUEÑO ESQUIVO
que fustiga la vigilia, se vuelve
este asolado presente que escribo
húmedo padecer de ritmo verde:
      confusas veredas confabuladas
trazan un laberinto de serpientes:
      y se cumple mi sueño en frutecidas
esperanzas de insólitas corrientes
abrigadas de alamedas altivas.
CONSIGNA
Te dejo aquí, sin resguardo,
expuesto a la luz futura
de los ojos que descubran
en el trágico retablo
de estos odios de familia
tu figura de búcaro
y tu máscara de buzo
sumergido en la arcilla.
EPÍLOGO PORTICADO
Camina, camina, camina,
tras mis pasos de piedra,
¡qué lejos la frontera!
Camina, camina, camina,
no pares a oír el ave
cómo canta sobre la encina,
¡qué lejos la frontera,
qué lejos se adivina!
Camina, camina, camina,
no juegues con las espigas,
no esperes a oír su risa
cuando el viento las agita,
¡qué lejos la frontera,
qué lejos nos espera!
Camina, camina, camina,
¿no oyes esa campana
que nos acorta la vida?
Camina, hijo mío, camina.
¡qué lejos la frontera,
qué alta su cima
para tus pies y mi dolor
de marcharme vencida!
4/4
Anterior
Tabla de información relacionada
Copyright ©Dimas Mas, 2005
Por el mismo autor RSS
Fecha de publicaciónAgosto 2005
Colección RSSTrasluz
Permalinkhttps://badosa.com/p140-4
Opiniones de los lectores RSS
Su opinión
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2018)