http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Poesía Trasluz
2/4
AnteriorSiguiente

Provincia mayor

(1936-1939)

II

Dimas Mas
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink
PROPIO
Ando y no hago camino
por las tierras, Antonio,
del nadie es más que nadie.
Si acaso, es en el aire
donde incierto dejo
un enredado rastro
de sangre consonante
que esponja el cielo.
Allí, donde yo confundo
los azules con el hielo,
está puesto el grito
de la voz que tú conoces
en su ritmo más profundo.
PAISAJE
Nos soportamos, extraños,
en la misma celda:
ni yo entiendo sus silencios
ni él entiende mis palabras.
Compartimos el mismo aire
y nos distinguen las condenas:
Yo, a muerte. Él, a cadena perpetua.
APUNTE
¿Es voz la voz sin plurales
o cangilones vacíos
son que acarrean los aires
arañados de mis ríos?
Yo soñé las aguas vivas
brotando, sí, comunales,
de los pozos arteriales
de mis venas ofrecidas.
No este verbo solitario
que conjuga su persona
singular como un sudario
viejo que se desmorona;
hábito deshilachado
a penas vistiendo el hueco
transparente y desdichado
de la voz que solo es eco.
ALDEA
Si yo soy la guerra
que conocerán tus adobes,
el pedernal de tus calles
y el mástil de tu bandera
que inclina su madera
municipal y desnuda
quizás saludándome,
¿qué guerra se escribirá
en los ojos de tus hombres?
Tú vuelves incomprensible,
espejo sin azogue,
mi correaje y mi pistola.
CAMPANARIO
La música de tu bronce,
cáliz abatido, desciende,
por la piedra altiva
que soñó de nube
la corona de su cima,
al barro que olvida
en tu escala triste
el dios que no escucha,
el dios que no existe.
CEMENTERIO
Si ojo, ¿qué mira
esa luz ciega, vuelta
hacia la noche de la tierra?
Si fortaleza, ¿qué defiende
el débil muro de arena?
Junto a la vida que crece
verde y granada en las espigas,
¿qué son tus cruces yermas,
tus estériles cipreses;
las abatidas banderas
de tus oscuros alféreces?
Enrojeciendo tu párpado
y socavando tu almena
otra muerte se extiende
en esta hora de guerra
haciendo de la trinchera
verdadero camposanto.
TOROS EN LA DEHESA
Os miro como a la tierra
para comprender el fruto
esforzado de la sombra
que acometéis, que usurpo.
Os miro como me veo:
perdido en los callejones
anchos del misterio,
poderoso en el orgullo
feroz de los pitones,
eje de un laberinto
rodeado de oleajes.
Os miro como a mi cuerpo
quisiera escrito de noche:
con la distancia de un espacio
que nadie recorre.
ARCO
Nazca, me corone o muera
el viajero infatigable,
del ayer y del mañana
una sombra impenetrable
se derrama calcinada
escribiéndome la historia
del constante hoy en llamas.
        ¡Cuánta luz es necesaria
para distinguir la nada!
POSICIÓN
Ganarte palmo a palmo
con toda la muerte que cabe
en la flexión del dedo
y ganar un vacío extenso,
la tierra de un destierro.
Desierto de voces escucho
palpitar el hodazal, sordo
compás del rencor latiendo
su agonía y su misterio.
Poblado el corazón de nieve,
ampos afilados, descubre
el horror las letras terribles
del temblor de su nombre.
SON NETO
Del corazón, siempre, hontanar viejo,
roca húmeda, los ritmos destilan
a gotas o a torrentes su reflejo
vidriado de sones que no se olvidan.
Sangre, o luz, o tiempo en la corriente
constante; sólidas notas, líquidos
contrastes en extraños y nítidos
acordes del ritmo que no se siente.
Por las venas, avenida sonora
corre, turbión, la melodía y vierte
el veneno confuso que devora
la vida y la ordena. Conocerte
será seguir el cauce que atesora
en sus cruces y revueltas la muerte.
2/4
AnteriorSiguiente
Tabla de información relacionada
Copyright ©Dimas Mas, 2005
Por el mismo autor RSS
Fecha de publicaciónJunio 2005
Colección RSSTrasluz
Permalinkhttp://badosa.com/p140-2
Opiniones de los lectores RSS
Su opinión
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)