http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Poesía Sinéresis
AnteriorSiguiente

Los mejores pronombres (3)

José Preciado
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink Ebook
PRESENCIA
Cuando te veo y te tengo
al alcance de la mano o de la palabra
(que es casi como tenerte al alcance de la boca),
eres lo único inmóvil y presente, unívoca
intacta y concreta, rotunda realidad
que disuelve suavemente los perfiles
de los seres y de las cosas.
Y aunque sólo sea un momento,
por tu causa se abre y se perfuma,
se inunda y ensancha, florece
contra la cadena del tiempo y se fija
con bordes densos y solares
desde los que me defiendo.
Y así, cuando no estás, ya no hay ausencia,
porque desde la torre que construyo te siento
como el olor del pan caliente
o el aroma de la fruta en verano,
como el vapor que deja la música cuando cesa.
LUZ
ya me alumbraste el primer día
y con tus ojos y tu boca,
lenta pero gloriosamente,
fuiste haciéndome transparente
sólo para ti
recibo tu luz y crezco
por encima de todo cuanto
temo, invoco tu mirada
y puedo derribar inmensas
cortinas de miedo
soy ya del color de tus ojos,
visto reflejos de tu piel,
respiro el fulgor de tu paso,
bebo del agua de tu abrazo,
duermo en tu risa
suave lumbre, estrella de seda,
linterna y candela de miel,
blanca, ardiente enredadera,
eres dulce luz y golosa
incandescencia
BOCA
Yo no lo sabía, pero esperaba
tu boca desde lo alto de mi ansia,
desde los más afilados perfiles
del fervor, del afán de hallarte al cabo.
No sospechaba el ardor, la seda,
la minuciosa miel de cada beso,
la cuidadosa trama del deseo.
Ahora que palpito como un niño
dichoso, soy devoto de tu aliento,
presa de tus dientes, fácil juguete
de tu lengua, esclavo de tus labios.
OJOS
Huérfano de tu ojos naufrago en mares como cavernas,
porque cuando me miras habito islas frutales. Convoco
tus pupilas desde mi noche hueca y la ceniza de mis días,
porque sólo en su brillo encuentro el cobijo. Escucho
el rumor de tu mirada desde muy lejos, a jornadas
de camino, sobre llanos desgarrados, bajo cielos de sal,
y avanzo hacia ella levantando las rutas. Me alimento
del rastro que siembras para encontrarte, bebo
del aire que perfumas cuando te adivino y respiro
en lo que veo cuando, al cabo, presente y luminosa, vuelves a mirarme.
PIEL
Sueño tu piel y todas mis moradas
en ella y dibujo senderos
desde lejos con mi boca, recorro
valles y planicies, arroyos
lanzo y deshago con mis labios,
ahora vacíos y siempre
consagrados. Hallo tu forma
entre la niebla más dulce,
te visto sólo con mis manos,
con mi pecho te abrigo y bebo
el cálido y sedoso vino
del deseo hasta que duele.
RISA
La risa que invoco es un atrio blanco,
una terraza marina y celeste
poblada de niños como diamantes.
La risa que invoco es un altozano
que domina toda la tierra y crece
y empuja con cada latido.
La risa que invoco es una marea
coralina y bullente
de espumas finas como niebla.
La risa que invoco es antesala
de tu boca, es santuario
de mi calma, cáliz de mi deseo.
AnteriorSiguiente
Tabla de información relacionada
Copyright ©José Preciado, 2001
Por el mismo autor RSS
Fecha de publicaciónJunio 2002
Colección RSSSinéresis
Permalinkhttp://badosa.com/p098
500 read timeout
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)