http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Poesía Trasluz
1/2
Siguiente

El mar, ahora tan lejos

Primera parte

Javier Bozalongo Antoñanzas
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink
I
No siempre es posible alcanzar lo deseado
y uno se hace a la idea de vivir con sus carencias,
compartiendo el anhelo de lo lejano,
no ausente,
escondiendo la lágrima delatora
que pretende personalizar la nostalgia de lo no presente,
no ido,
pues habita en el fondo de unos ojos,
se insinúa en el vaivén de una cintura,
se adivina en el olor de un sexo,
se hace nuestro y nos inunda en cada sueño:
el mar, ahora tan lejos.
II
He adelantado
—como acostumbro—
el reloj de los acontecimientos
de suerte que pudiera recluirme
en este balneario para ancianos
antes de ser uno de ellos,
tratando desde mi juventud
de comprender a la vejez paciente,
la edad hacia la que nos dirigimos
queriendo llegar y no queriendo.
Desde aquí he resuelto
y comprobado
que en el futuro no anhelo
compañía diferente de la tuya;
sólo tu presencia sola
animará mis días,
acortará la espera
y evitará el insufrible sufrimiento;
tú acercándote y huyendo
como siempre, viniendo
hasta mi profundidad desde la tuya,
desde tu inmensa soledad hasta la mía.
III
He vuelto hoy mismo
procedente de un viaje hacia el futuro,
a tiempo de escribirte
y enviar la carta:
nada importante es lo que digo,
pero la fecha del matasellos
confirmará que estoy aquí,
ahora, de regreso a mi tiempo y a mis años,
a mi edad oficial,
a mi diario,
a tu presencia intermitentemente cotidiana
adivinada cuando miro hacia el pasado,
quien sabe si hacia el futuro
y, seguro,
hacia el sur.
IV
Nos reuníamos en el rincón de los mayores,
allí donde veíamos jugar al dominó
a los desconocidos habitantes
de nuestro pequeño tiempo:
allí donde el seis doble hacía refulgir
miradas como rayos bajo las sombrillas
y donde las mujeres agotaban el sol de cada día
como escapadas de un invierno eterno.
Hablábamos tú y yo escondidos bajo las hamacas,
interrumpidos de pronto por alguna voz:
tú, de tus olas; de mi madre yo.
(Nadie quiso nunca entender nuestras conversaciones.
Para ellos sigo siendo un niño hablando solo.)
V
La escapada se produjo de noche
para no contravenir la tradición
de tantas fugas anteriores:
utilizó el avión,
impidiéndose oír tu voz supuestamente suplicante,
protegido por la descompresión
y el ruido amenazante del motor.
Aterrizó enfrente de ti una hora después,
separados por una parte de ti mismo
y soñando ya con regresar.
La altura tan sólo le produjo
un poco más de sed,
pues nunca el agua dulce
consiguió apaciguar el salado sabor
que tú pusiste ya en su boca para siempre.
1/2
Siguiente
Tabla de información relacionada
Copyright ©Javier Bozalongo Antoñanzas, 1999
Por el mismo autor RSSNo hay más obras en Badosa.com
Fecha de publicaciónJunio 1999
Colección RSSTrasluz
Permalinkhttp://badosa.com/p038
500 read timeout
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)