http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Novelas Narrativas globales
28/52
AnteriorÍndiceSiguiente

Fuera de compás

Capítulo 28

El tren perdido

Ana María Martín Herrera
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink MapaLas calles estrechas y silenciosas de Antón Martín, Madrid

Ha regresado el hormigueo de las rodillas. Lena se frota con la pomada que le han dado en la farmacia. Un escozor frío traspasa la piel y la adormece. Intenta apartar a Julio de su imaginación. Algo amargo y gelatinoso envuelve los recuerdos de la última noche. No pudo contarle nada. No sabe si a él le parecerá bien lo de Ámsterdam, teme que la convenza de que es una crueldad abandonarlo en este preciso momento.

Lena tiene miedo de que suceda esto. Quizá la razón que explica esos malos entendidos que se suceden entre ellos es que para Julio no existe más liberación de la rutina que su amor por ella. De nuevo Lena se asusta por pensar así. Soy rara, soy fría. Quizá es culpa mía, quizá me falta esa parte del cerebro que hace que las personas reconozcan la ternura y respondan a ella.

Con el Gitano no fue así. El recuerdo del Gitano es una especie de tronco viejo al que termina siempre agarrada cuando los remolinos de la existencia agotan sus fuerzas.

Lena se duerme mirando a través de su ventana el oscuro cielo de Antón Martín. Sueña que viaja a Sevilla en un tren. El tren se detiene en una estación. Lena siente unos deseos incontrolables de orinar. Aprovecha la parada y se apea. Camina por las vías y se acuclilla. Siente el orín caliente salpicándole los muslos y el alivio en la vejiga al vaciarse. Antes de que se vuelva a poner en pie, el tren arranca. Se aleja irremediablemente. Ya no lo ve, tan sólo las vías paralelas sobre un paisaje inmenso y yermo se prolongan ante sus ojos hasta juntarse en la raya del horizonte. Se levanta, se sube la cremallera del pantalón y continúa caminando a paso lento por la vía. Total, para qué apresurarse si el tren está perdido y Sevilla jamás cambiará de sitio.

Continúa caminando por la vía, acaba de darse cuenta de que está despierta. Cierra los ojos intentando dormir de nuevo. Tiene la piel de los labios cortada. La línea del horizonte no ha variado. El sol está ahora más alto y más lejano. Va a caer, está deshidratada. Cae. Unos brazos la han sostenido, unos dedos mojados acarician su frente y sus labios.

28/52
AnteriorÍndiceSiguiente
Tabla de información relacionada
Copyright ©Ana María Martín Herrera, 2009
Por la misma autora RSS
Fecha de publicaciónDiciembre 2011
Colección RSSNarrativas globales
Permalinkhttp://badosa.com/n327-28
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)