http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Novelas Narrativas globales
1/16
ÍndiceSiguiente

El origen de la desesperación

Primera parte

Capítulo I

Musa Ammar Majad
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink
Blind stenographer using dictaphone (LOC)

Ésta no es una tentativa de pacto entre autor, narrador y personaje. Participo de los hechos pero no estoy dando cabida a una autobiografía. No me interesa eso del distanciamiento temporal, afectivo o ético que entabla una absurda rivalidad en un único sujeto, en un ser bipolar, en un hombre y su «copia», su dopellganger, su Frankenstein, su Hyde, su daimon, en un yo-narrador y un yo-personaje, en un yo-futuro y un yo-pasado. Quizá seleccione eventos, pero no voy a interpretarlos o a formular juicios.

Ahora, sólo ahora, pienso que fue un 15 de marzo que murió Julio César. 15 de marzo. Uno más cinco igual a seis; marzo es el tercer mes del año, así que seis más tres igual a nueve; mi padre murió un 15 de marzo de 1942: nueve más uno más nueve más cuatro más dos igual a 25. Curioso, ¿no?, en 1917, 25 años antes, Luciano Michelletti conoció a mi madre, quien también contaba con 25 años.

Me viene a la memoria la anécdota de mi nacimiento, contada por mi padre en una carta y que se sobrepone a todas las imágenes que mi madre estimuló en mí sobre ese momento. Aunque mi padre no estuvo presente cuando vine al mundo, tuvo el don de imaginarse allí. Debido a él, siempre que escucho la palabra nacimiento o cualquiera similar, veo un animal en el suelo, con las piernas abiertas, los dedos de los pies doblados como pezuñas, los puños apretados, el cabello enmarañado, los ojos mirando sin mirar al vacío de una luz en el techo, la boca abierta y tensa mientras maldice, la piel sudorosa, las nalgas apretadas.

El animal, ya se sabe, es una mujer, una mujer que, asaltada por la urgencia de expulsar el dolor, reducido a una cosa inmóvil, a un parásito, a una masa cuyas medidas sobrepasan en poco a las de un zapato, una mujer, repito, que lanza un chorro de mierda y puja, puja y lanza un chorro de mierda.

Bañado en sangre, en mierda, en orina, vine al mundo. Mi padre aseguraba que su nacimiento fue similar, aunque, confesaba, en la recreación de la escena estaba presente Francis Bacon, el pintor, no el filósofo, quien le reveló que la vida se inicia con un acto violento porque toda existencia es igualmente violenta.

1/16
ÍndiceSiguiente
Tabla de información relacionada
Copyright ©Musa Ammar Majad, 2005
Por el mismo autor RSSNo hay más obras en Badosa.com
Fecha de publicaciónNoviembre 2007
Colección RSSNarrativas globales
Permalinkhttp://badosa.com/n292-01
500 read timeout
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)