http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Novelas Narrativas globales
1/16
ÍndiceSiguiente

Te pasarás al otro lado

A modo de obertura

Mariano Valcárcel González
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink Ebook MapaLa ciudad, tumbada en una colina, con sus torres, múltiples torres, enhiestas y desafiantes

La catástrofe más grande que le puede suceder a cualquier país es la guerra.

La guerra acaba consumiendo todas las energías de todos los que intervienen en ella. Degrada a los hombres, envilece las instituciones, destroza los recursos. Los efectos de la guerra no son comparables, no son justificables, con los fines pretendidos. A menudo estos fines son fútiles, inconcretos, injustos y de poca altura.

¿Se justifican unas consecuencias tan graves frente a unos logros tan pequeños?

Se excitan los conflictos cuando los políticos, o los que juegan a serlo, no tienen razones, ni recursos, ni ideas. Cuando fracasan, cuando no hay más argumentos que ofrecer, cuando ven que el poder se les va de las manos o no lo pueden conseguir lealmente. Entonces se activan las pasiones dormidas, los conflictos latentes, las antiguas afrentas. El discurso se vuelve simple, radical, primitivo y violento. Y las masas poco a poco se hacen permeables al bombardeo de consignas, la introducción de simplezas, la ceguera mental. Encuentran líderes dispuestos a dirigirlas, que son los que las han degradado. Terminan embrutecidas.

Los políticos realizan así su particular huida hacia delante, sin importarles las consecuencias con tal de sobrevivir o destruirlo todo si ellos faltan. Que es lo que sucede.

Pero peor que una guerra entre naciones es una guerra civil. Aquí el enemigo es el vecino. No importa que ese vecino nos ayudase muchas veces, no importa que hayamos compartido con él el pan y la sal. Ahora el vecino es odioso. Y al vecino se le conoce. Se sabe cómo viste, cómo come, cómo piensa. Es carne de nuestra carne muchas veces. El vecino es nuestro hermano.

La guerra civil, entre quienes se quiera de personas y pueblos, es execrable. Propicia las mayores atrocidades, las peores venganzas. Se unen al motivo aparente del enfrentamiento el oscuro motivo de la envidia, de la codicia, del desquite. Y se asesina sin piedad. Con ira. Sin motivos.

Los protagonistas y demás personajes de esta historia viven dentro de ese mundo infame, se ven arrastrados en ese torbellino que no comparten, pretenden sobrevivir sin mancharse. Observan lo que sucede a su alrededor y fabrican su propio universo.

Por el camino van dejando ilusiones, sueños, promesas. Pierden la virginidad de sus pensamientos, la sinceridad de sus sentimientos. Pierden todo lo que los convertía en seres felices. Los hechos, inevitables, los desbordan.

En una guerra pierden muchos. En una guerra pierden todos.

1/16
ÍndiceSiguiente
Tabla de información relacionada
Copyright ©Mariano Valcárcel González, 2006
Por el mismo autor RSS
Fecha de publicaciónJulio 2007
Colección RSSNarrativas globales
Permalinkhttp://badosa.com/n285-01
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)