http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Novelas Narrativas globales
1/19
ÍndiceSiguiente

La noche sobre Europa

Noticia

Livia Felce
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink Ebook MapaBelgrado
M-4 tank, Ft. Knox, Ky. (LOC)

Hay una antigua ciudad cuyo origen es un asentamiento celta en el siglo IV aC. Una loma rocosa en donde el río Danubio se une al río Sava. Era un punto estratégico para vigilar el paso del norte al sur de los Balcanes, y de Asia hacia Europa. Los romanos la bautizaron Singidunum, y allí levantaron, sobre los viejos pilotes celtas, el castrum, antecesor de la fortaleza bizantina y más tarde de la turca, que protegía el campamento en sus viajes de conquista; les pertenecía como provincia romana. Allí se reponían hombres y bestias. Hasta que en el siglo V desapareció con el paso de Atila. Luego la ocuparon los godos, oleadas de sármatas, ostrogodos, cada uno incendiando las construcciones anteriores para borrar vestigios de sus ocupantes y levantar un nuevo asiento. Hasta que en el siglo VI los ávaros tomaron la ciudad: también la destruyeron, y con el fuego desaparecieron las termas y los baños romanos.

En el año 826 recibió el nombre de Belgrado, bautismo de las tribus eslavas que la conquistaron en luchas sangrientas; y este nombre, ya definitivo, aparece en registros del Vaticano en 828. Pero no llegó la paz, porque los eslavos debieron defender Belgrado como fortaleza fronteriza. Fue incendiada cuarenta veces y reedificada otras tantas. Cada devastación implicaba no dejar rastros de lo anterior. Por ahí también pasaron los cruzados, y muchos de ellos dejaban ruina y pillaje en sus travesías. Belgrado significa «ciudad blanca», y fue el rey serbio Dragutin quien en 1284 organizó un incipiente Estado Serbio. A su muerte, el país cayó en manos de los húngaros; pero la recuperó Stefan Lazarevich, otro rey serbio, quien hizo de ella su capital y centro del estado.

La independencia no duraría mucho: los turcos, al ganar en 1389 la batalla de Kósovo, tierra serbia, subieron hasta tomar Belgrado después de incontables luchas, y la ocuparon totalmente en 1521. Llegaron hasta las puertas de Viena; aunque Austria, más poderosa, los rechazó. En Serbia permanecieron más de quinientos años hasta la batalla de 1912, cuando se fueron definitivamente. Apenas una bocanada de libertad: Serbia pronto sería ocupada por el Imperio Austro-Húngaro. En la liberación, Francia fue su aliada. La estatua al Vencedor, como homenaje al único país que se comprometió en la defensa, se eleva en lo alto de lo que hoy es Kalemegdan.

Kalemegdan. Este enorme parque es la tierra en que se libraron tan cruentas batallas, es el mirador en la unión de los dos ríos. Aún permanece venciendo el paso de los siglos, en el corazón de Belgrado.

Belgrado. Beograd. En esa ciudad nací.

Pueden llamarme Gastón. Mi hermano será Bob, mi madre Danielle y mi padre Louis o Tata.

Son nombres supuestos: la situación es riesgosa para darnos a conocer.

1/19
ÍndiceSiguiente
Tabla de información relacionada
Copyright ©Livia Felce, 2005
Por la misma autora RSS
Fecha de publicaciónAgosto 2006
Colección RSSNarrativas globales
Permalinkhttp://badosa.com/n274-01
Opiniones de los lectores RSS
Su opinión
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)