http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Worldwide Classics
1/27
ÍndiceSiguiente

La Celestina

Tragicomedia de Calisto y Melibea

Introducción a la presente edición

Alberto del Río Núñez
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink Ebook MapaSalamanca
Es afrenta hasta el nombrarlo, y debería mandarse por justicia que [La Celestina] no se imprimiese ni menos se vendiese, porque su doctrina incita la sensualidad a pecar y relaja el espíritu a bienvivir.
Un cura, de cuyo nombre vale más no acordarse

A manera de breve advertencia previa, conviene tener en cuenta que, en su primer origen, el texto que hoy conocemos con el nombre de La Celestina ni llevaba este título, ni coincidía en su totalidad con el que después ha ido transmitiéndose más o menos fidedignamente. Sin entrar a analizar en detalle la historia del texto que nos ocupa, baste mencionar que (tal como nos informa el propio autor en el Prólogo) en su estado primario la obra constaba sólo de 16 actos y llevaba por título Comedia de Calisto y Melibea, siendo más tarde ampliada a 21 actos y retitulada Tragicomedia de Calisto y Melibea. A fin de dar una somera idea de las vicisitudes del texto, se da a continuación una descripción sucinta de las primeras ediciones conservadas:

El propósito fundamental de esta edición de la Tragicomedia de Calisto y Melibea no es otro sino ofrecer un texto inmediatamente legible para cualquier lector actual de castellano, de tal suerte que pueda ser leído sin necesidad de tener que recurrir a diccionarios y sin presuponer conocimiento alguno del castellano escrito en el siglo XVI. Dicho esto, se advierte asimismo que el texto ofrecido pretende seguir fielmente (salvo en caso de erratas obvias y de lecturas mejores tomadas de ediciones anteriores) el de la edición tomada como referencia, a saber: la de Valencia de 1514, según la reproducción hecha en 1899 por Eugenio Krapf; afectando los cambios casi exclusivamente a la grafía de las palabras y a la puntuación adoptada.

No obstante, también es cierto que de modo ocasional se han añadido algunas palabras no incluidas ni en la edición de referencia ni en ninguna otra, por parecer que venían impuestas por el sentido de la frase del caso; aunque tales adiciones son muy contadas y están formadas por una única palabra, debidamente señalada como añadido personal mediante su inclusión entre corchetes. Respecto a las anotaciones, se ha procurado reducirlas a la mayor concisión compatible con la máxima claridad, tratando en todo momento de evitar la tentación de perderse en cualquier digresión puramente filológica o vanamente erudita.

Los criterios asumidos en la presente edición respecto a la grafía de las palabras han sido los siguientes:

Finalmente, respecto a la puntuación adoptada se ha tenido especial cuidado de procurar que se ajustara al sentido del texto, asumiendo el principio de que los signos de puntuación también son elementos significativos del discurso escrito. Obviedad ésta que parecen pasar por alto con harta frecuencia algunas ediciones modernas que se han ojeado, más preocupadas por dar una trascripción macarrónica del castellano escrito en el siglo XVI que de ofrecer una versión del texto llanamente comprensible. O sea, dirigida a ese 99% de los lectores a quienes les importa un bledo que, por ejemplo, lo que ahora se escribe: «El aire gozando, ajeno y extraño, rapiña es ya hecha de aves que vuelan», hace cinco siglos se escribiría: «El ayre gozando, ageno y estraño, rapina es ya hecha de aues que buelan». Y he dicho «trascripción macarrónica» por dos razones: a) porque en demasiados casos no se transcribe signo a signo el texto original, sino que más bien suele darse un texto «a la antigua» sin especificar claramente los criterios seguidos al pergeñarlo; b) porque, a mi modesto entender, cualquier exposición actual de un texto antiguo con aspiraciones de fidelidad gráfica que no sea su copia facsímil, debidamente esclarecida y anotada, es faena tan baldía como pretender engordar un cerdo... leyéndole recetas de cocina. O dicho de mejor modo por Fernando de Rojas: «Si tú me das a entender lo incógnito por lo menos conocido, es como coger agua en cesto.» O fablado aún más clarito: «Deja, señor, esos rodeos; deja esas poesías, que no es habla conveniente la que a todos no es común, la que todos no participan, la que pocos entienden.»

1/27
ÍndiceSiguiente
Tabla de información relacionada
Copyright ©Alberto del Río Núñez, 2004
Por el mismo autor RSSNo hay más obras en Badosa.com
Fecha de publicaciónFebrero 2006
Colección RSSWorldwide Classics
Permalinkhttp://badosa.com/n266-01
Opiniones de los lectores RSS
Su opinión
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)