http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Relatos cortos Complicidades

Estocolmo

Esteban Lijalad
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink

Amo a mi secuestrador. Lo amo apasionadamente. He entendido, al fin, el sentido de la vida gracias a él. No sé cómo pude estar tan ciega, tan vacía, qué era mi vida antes de conocerlo.

Yo me levantaba a las siete, tomaba el tren de las 7:45 y llegaba a mi trabajo a las 8:30, de lunes a viernes. Trabajaba hasta las 17 horas y pasaba a buscar a mi hija a la salida del colegio. Tomábamos el tren hasta nuestra estación suburbana y una vez allí, caminábamos unas cuadras hasta llegar a casa. Hacía la comida, comíamos los tres a las 21, y a las 22 me iba a la cama. Una vez al mes algún mimo. Mucha tele, algún libro de Coelho. Cine, dos veces al año. Ver crecer a la nena, cuidarla. Tener 49 años y pocas esperanzas.

Desde que estoy secuestrada, paso todo el día en la cama, suavemente atada de una muñeca, aunque eso no me molesta para nada. Me dan de comer bien, cosas sabrosas aunque no de dieta, como solía comer antes. Me dan charla todo el día. Y hablamos de que van a hacer con la plata que cobren. Como me saben pobre —clase media pa’bajo— sólo pretenden unos mil pesos. Y así van tirando, de secuestro en secuestro.

He decidido unirme a la banda. Me enamoré del jefe —un chico de veinte años, apenas— . Cuando vuelva a mi casa le haré «inteligencia» a la banda. Le tengo muchas ganas a la vecina de enfrente. Ésa no para de provocar a Pedro, mi marido. Así que estoy armando el plan. Ahora lo único que espero es que Pedro pague. Porque en eso Javi fue bien claro:

—Querida, con vos está todo bien, pero si el forro de tu marido no pone la guita, andá despidiéndote. Te lo prometo.

Acaba de entrar Javi. Me dio dos minutos para que termine de escribir esto. «Tu testamento, nena.» Está dispuesto a cumplir lo que prometió. «Tu marido», me explica, «está remetido con la vecina de enfrente. Me dijo que te regala, que no piensa poner un peso por vos. Así que negocios son negocios.» Anoto cada palabra. Es mi testamento, al fin y al cabo.

Y lo termino como comencé: Amo a mi secuestrador, a pesar de todo. Es un hombre de palabra.

Tabla de información relacionada
Copyright ©Esteban Lijalad, 2004
Por el mismo autor RSS
Fecha de publicaciónMayo 2005
Colección RSSComplicidades
Permalinkhttp://badosa.com/n232
Opiniones de los lectores RSS
Su opinión
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2015)