http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Relatos cortos Fabulaciones

El último

Carlos Alberto Jáuregui Didyme-Dôme
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink
«El Sol debía ser sostenido para que los hombres no perecieran.»

Yo soy hijo del desencanto y de la espera. Aprendí desde niño a mirar el cielo, ofrendar la sangre en el altar y secar los corazones al sol y esparcir su polvo, esperando toda mi vida los vientos fríos. Por años las cosechas se han perdido una tras otra. Soy el único que queda. El pueblo se cansó de plegarias y de nosotros sus sacerdotes inútiles. Yo me escondí cobarde y escapé a la degollina general. Con mi miedo tembloroso vivo. Nadie sabe cómo me duelo de mi suerte.

Hoy se han ido los últimos habitantes. Los vi alejarse con sus petates cargados de un cansancio que anticipa nuestro sino. Ninguno miró atrás.

Esta tierra mágica que fue nuestro hogar ya no nos regala su pan. Las lluvias que anegan hasta el alma y luego este calor que parece venir del fondo de a tierra pudrieron los postes de las casas, las semillas en las eras y hasta la esperanza que ha tiempo huele a carroña. La selva crece, acecha, sabe que muy pronto yo también me iré.

De nada sirvieron los sacrificios de los últimos años. Esta ciudad es infierno húmedo en la boca de un viejo agonizante, respiración azogue de fiera en el cuello de su víctima, salitre muerte entre las visiones de una fiebre. Los templos abandonados quedarán como homenaje a dioses ingratos que no oyeron nuestra hambre. Yo moriré entre los fantasmas de esta plaza soñando el futuro, solo, acariciando la obsidiana sin el valor necesario. Subiré todos los días las escalinatas del templo a ofrecer un poco de sahumerio con la tenacidad de un viejo sacerdote al que sus dioses traicionaron, hasta que estas piernas se rindan.

Me gustaría morir al atardecer, cuando la brisa mueve las hojas de los árboles; morir junto al jaguar donde ofrecí el corazón de tantas vírgenes. Oigo su respiración agitada por el miedo que cabalga en las venas de los condenados; yo mismo ya lo siento; morir, morir y deshacer mi osamenta entre las hierbas que ya crecen en las piedras de este otrora majestuoso templo, envalentonadas por el olvido de los dioses y los hombres y el cansancio de este viejo sacacorazones sin fe.

Tabla de información relacionada
Copyright ©Carlos Alberto Jáuregui Didyme-Dôme, 1998
Por el mismo autor RSS
Fecha de publicaciónMarzo 1999
Colección RSSFabulaciones
Permalinkhttp://badosa.com/n055
Opiniones de los lectores RSS
Su opinión
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)