http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Novelas Narrativas globales

Como el cielo los ojos

Javier 2

Edith Checa
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink Ebook MapaLlanes
Tabla de navegación de la novela hipertextual
12345678910111213
JavierJavier 1Javier 2Javier 3Javier 4Javier 5Javier 6Javier 7Javier 8Javier 9Javier 10Javier 11Javier 12Javier 13Javier
IñakiIñaki 1Iñaki 2Iñaki 3Iñaki 4Iñaki 5Iñaki 6Iñaki 7Iñaki 8Iñaki 9Iñaki 10Iñaki 11Iñaki 12Iñaki
PacoPaco 1Paco 2Paco 3Paco 4Paco 5Paco 6Paco 7Paco 8Paco 9Paco 10Paco 11Paco
12345678910111213

En la primera fila destacan tres mujeres: una muy joven, casi una niña, encorvada. Llora. A su izquierda otra mujer, también llora. Lo sé por el movimiento insistente de su mano y su pañuelo, del regazo a los ojos, de los ojos al regazo y vuelta a empezar. Creo que tienen ambas las manos entrelazadas.

«Son la madre, la hija y la tía.»

Berta parece que me lee el pensamiento, también es cierto que no paro de mirarlas.

Todo el altar, ahora me doy cuenta, está lleno de flores: amarillas, blancas, violetas, azules, rosas...

«Margaritas», me dice Berta cuando le pregunto qué flores son. «Eran sus preferidas». Y sonrío al pensar que aquella mujer tan fuerte, prefiriera las margaritas a cualquier otra flor.

Delante del altar hay un cofre rodeado también de margaritas.

«Son sus cenizas.»

¡Sus cenizas!, parece mentira que ahora sea sólo cenizas. Es extraño pero no siento náuseas, sólo tristeza.

Otro cura, algo más viejo y muy lento al hablar, vuelve a decir su nombre y se oyen gemidos que rompen por un momento el silencio casi absoluto del templo. Berta me da un codazo y pongo atención a lo que está diciendo el cura. No entiendo, dice algo así como que Isabel dejó una carta para que fuera leída en su funeral, y que la van a leer. De todo pasa por mi cabeza. Tengo ganas de gritar. La gente se mira, hay murmullos. Quiero marcharme. No soporto que vayan a leer la carta. Aguanto. Los dos curas se alejan del atril y se sientan detrás del altar. Un banco, dos bancos, tres bancos. Todo está lleno de flores, margaritas: amarillas, violetas, blancas, y sus cenizas, las cenizas son grises. Siempre son grises y aquí casi nadie va de negro. ¿Y por qué tendríamos que vestir de negro? Isabel siempre vestía de negro, siempre predominaba el luto en su indumentaria. Y sus ojos eran verdes.

El viejo está aún más viejo, y yo me ahogo y el banco se reblandece, estoy en una balsa, rodeado de margaritas. Una mujer se acerca al atril, se pone las gafas, mira al público primero y después comienza a leer.

Tabla de navegación de la novela hipertextual
12345678910111213
JavierJavier 1Javier 2Javier 3Javier 4Javier 5Javier 6Javier 7Javier 8Javier 9Javier 10Javier 11Javier 12Javier 13Javier
IñakiIñaki 1Iñaki 2Iñaki 3Iñaki 4Iñaki 5Iñaki 6Iñaki 7Iñaki 8Iñaki 9Iñaki 10Iñaki 11Iñaki 12Iñaki
PacoPaco 1Paco 2Paco 3Paco 4Paco 5Paco 6Paco 7Paco 8Paco 9Paco 10Paco 11Paco
12345678910111213
Tabla de información relacionada
Copyright ©Edith Checa, 1995
Por la misma autora RSS
Fecha de publicaciónJunio 1998
Colección RSSNarrativas globales
Permalinkhttp://badosa.com/n052-j02
Opiniones de los lectores RSS
Su opinión
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2015)