http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Relatos cortos El tiempo recuperado
AnteriorSiguiente

Apuntes del verde

Amelia

José Preciado
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink MapaUn pueblo extremeño

Cómo olvidar la suave pericia de las manos de Amelia. Todos fuimos a que nos lavara el pelo, todos guardamos durante la semana los cuarenta duros que costaba lavar y cortar en casa de Pepín, el peluquero de la calle Giner, su padre. Seguramente sin apenas sospecharlo, Amelia nos descubrió que los sentidos aguardaban en otros lugares que los torpe y estrictamente marcados por la costumbre; y, cuando pagábamos por el servicio, sabíamos que nos llevábamos algo más de lo estipulado, y que ese contrabando un poco vergonzante, era, al final, lo más sabroso.

A Amelia la descubrió Paquito «el Bala», que fue a hacerse al fin el rapado punk que envidiaba de su primo Nico, y salió con el corte hortera de siempre, incapaz, despues de aquellas dulces fricciones, de articular palabra bajo la tijera. Esa tarde nos contó su experiencia con detenimiento, pero probablemente fue lo que no dijo o lo que no supo decir lo que excitó nuestra sensualidad hasta el punto encomendar la semana y parte de la paga al deseo de Amelia. El sábado siguiente, a las diez de la mañana, hacíamos cola en la calle Giner, bajo el tibio sol de marzo.

AnteriorSiguiente
Tabla de información relacionada
Copyright ©José Preciado, 2001
Por el mismo autor RSS
Fecha de publicaciónJunio 2001
Colección RSSEl tiempo recuperado
Permalinkhttp://badosa.com/n045-10
Opiniones de los lectores RSS
Su opinión
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)