http://www.badosa.com
Publicado en Badosa.com
Portada Biblioteca Relatos cortos Interiores

La voluntad del ángel

José Preciado
Tamaño de texto más pequeñoTamaño de texto normalTamaño de texto más grande Añadir a mi biblioteca epub mobi Permalink MapaAeropuerto de Dodoma, Tanzania

Pasó de Médicos Sin Fronteras a médicos con BMW en dos años, de la tierra negra de Tanzania a las blancas laderas de Sierra Nevada en tres y del bungalow prefabricado al chalé de dos plantas, ático con solárium y garaje en cuatro. Por el camino se casó, tuvo mellizas y un samoyedo. Es cierto que tuvo que pagar algún peaje: celos tan apenas reprimidos como torpemente disfrazados en los viejos amigos que lo vieron partir hacia las destellantes alturas del éxito social y económico, y un inevitable extrañamiento en los nuevos cuando descubrían en sus palabras impudorosas los comienzos profesionales, concienciados, humanitarios, solidarios, de tan inusual caminante. Nunca se justificó, jamás sintió la necesidad de dar explicaciones, tal vez ni siquiera a sí mismo. Cuando en un recóndito pliegue de su mente asomaba algún mínimo retal de lo que en otros pudiera considerarse mala conciencia, Ángel sabía taparlo inmediata y eficazmente con un sabio conjuro. Se decía entonces que simplemente, y como siempre había sucedido en su existencia, se había dejado llevar y había abandonado la voluntad a los arcanos del azar, a las fuerzas indefinibles que a la postre regulan todos los actos y todos los hechos. En la adolescencia, cuando le alcanzó la lucidez de comprender que él a sus padres les importaba un carajo, había ya adquirido con admirable deportividad la necesaria pericia en el arte de abandonarse a lo imprevisible. Por azar eligió Ciencias en el Bachillerato —una equis en la casilla de arriba, una equis en la casilla de abajo—, la rifa de la Selectividad lo depositó desnudo de vocación en la Facultad de Medicina, y la carrera —para otros una insana cuesta arriba, un puerto de montaña de categoría especial— fue para él un suave descenso hacia lo que esperaba desapasionadamente que fuera su vida. Luego, el MIR, la especialidad de cirugía —una equis en la casilla de arriba, una equis en la casilla de abajo— y una mañana, en la cafetería del Clínico, María y Médicos Sin Fronteras. Si para otros África, la insoportable miseria del Tercer Mundo, la disentería y las heridas de machete en la carne de niño constituían una prueba diaria de entereza y de compromiso, para Ángel, carente de voluntad y por ello ajeno a las frecuentes crisis que su desviación o su accidental pérdida provoca en quienes la poseen, no fueron sino simplemente otra estancia u otra forma de manifestación de los acontecimientos. Y con la fría eficiencia del que carece absolutamente de reflexión moral, triunfó insospechada y paradójicamente como voluntario. María desapareció como surgió, esta vez en la cafetería del aeropuerto de Dodoma. Y dos años después de la marcha al África, en Navidad, durante lo que suponía que sería una rutinaria y desnaturalizada visita a la familia, supo de la existencia de una plaza vacante de cirujano residente en el Doce de Octubre. Lo que diferencia una herida de mortero y una perforación estomacal debe de ser sólo accesorio, pues Ángel no acusó el cambio. Inmoral en el sentido exacto de la palabra, no echó de menos la selva ni saludó con especial alivio la escandalosa diferencia en las condiciones de trabajo. Eficaz como un verdugo, pronto recibió ofertas de la medicina privada y supo de la diversificada oferta de los fondos de inversión —una equis en la casilla de arriba, una equis en la casilla de abajo—. Aurora, una patóloga confortable, le hizo otra oferta. Lo demás ya lo saben.

Tabla de información relacionada
Copyright ©José Preciado, 1997
Por el mismo autor RSS
Fecha de publicaciónJunio 1998
Colección RSSInteriores
Permalinkhttp://badosa.com/n038
Opiniones de los lectores RSS
Su opinión
Cómo ilustrar esta obra

Además de opinar sobre esta obra, también puede incorporar una fotografía (o más de una) a esta página en tres sencillos pasos:

  1. Busque una fotografía relacionada con este texto en Flickr y allí agregue la siguiente etiqueta: (etiqueta de máquina)

    Para poder asociar etiquetas a fotografías es preciso que sea miembro de Flickr (no se preocupe, el servicio básico es gratuito).

    Le recomendamos que elija fotografías tomadas por usted o del Patrimonio público. En el caso de otras fotografías, es posible que sean precisos privilegios especiales para poder etiquetarlas. Por favor, si la fotografía no es suya ni pertenece al Patrimonio público, pida permiso al autor o compruebe que la licencia autoriza este uso.

  2. Una vez haya etiquetado en Flickr la fotografía de su elección, compruebe que la nueva etiqueta está públicamente disponible (puede tardar unos minutos) presionando el siguiente enlace hasta que aparezca su fotografía: mostrar fotografías ...

  3. Una vez se muestre su fotografía, ya puede incorporarla a esta página:

Aunque en Badosa.com no aparece la identidad de las personas que han incorporado fotografías, la ilustración de obras no es anónima (las etiquetas están asociadas al usuario de Flickr que las agregó). Badosa.com se reserva el derecho de eliminar aquellas fotografías que considere inapropiadas. Si detecta una fotografía que no ilustra adecuadamente la obra o cuya licencia no permite este uso, hágasnoslo saber.

Si (por ejemplo, probando el servicio) ha añadido una fotografía que en realidad no está relacionada con esta obra, puede eliminarla borrando en Flickr la etiqueta que añadió (paso 1). Verifique que esa eliminación ya es pública (paso 2) y luego pulse el botón del paso 3 para actualizar esta página.

Badosa.com muestra un máximo de 10 fotografías por obra.

Badosa.com Concepción, diseño y desarrollo: Xavier Badosa (1995–2013)